Decorador, Interiorista o Visual Merchandiser

Decorador, Interiorista o Visual Merchandiser

 

A gran parte de la gente de a pie cuando le hablas de un Decorador, Interiorista o Visual Merchandiser, no saben distinguir entre el trabajo de cada uno de ellos  pero nosotros, como profesionales del sector, debemos tener claro cuál es el papel de cada uno para poder posicionarnos en un lado u otro.

Si buscamos en la RAE, encontramos las siguientes definiciones:

  • Decorar:

Adornar, hermosear una cosa, o un sitio.

  • Interiorismo:

Arte de acondicionar y decorar los espacios interiores de la arquitectura.

  • Merchandising = Mercadotecnia:

Conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda. Estudio de los procedimientos y recursos tendentes a este fin.

Empecemos por el principio: el decorador

Un decorador es capaz de cambiar el aspecto de un espacio sin modificar elementos que necesiten de mano de obra especializada, excepto pintores y poco más. Se centran en muebles y accesorios como cuadros, cortinas, etc., para darle otro ambiente a la estancia.

Tienen un amplio conocimiento de marcas de muebles, iluminación, textiles… y son especialistas en desarrollar ambientes cálidos y agradables.

Decoradora trabajando en una vivienda

En ocasiones se ven por la calle furgonetas con el rótulo “Pintura y decoraciones Pepito, S.L.”. Desde mi punto de vista, el pintor que se autodenomina decorador y no hace decoraciones, es como el que hace un bizcocho en su casa y se nombra panadero, “pues no, oiga”.

Lo que quiero decir con esto es que, si queremos que se nos respete como profesionales, tenemos que serlo y dejar claro cuál es nuestro ámbito de trabajo sin intentar engañar o abarcar más de lo que realmente nos ocupa.

El interiorista

La principal diferencia que nos da la RAE entre el decorador y el interiorista, es que el interiorista, además de decorar, acondiciona espacios. Y esto ¿qué significa?

Equipo de decoradores trabajando en un proyecto

Un interiorista o arquitecto de interiores planifica sensaciones (qué poético me ha quedado, jeje). Distribuye los espacios para sacarles el máximo provecho, teniendo en cuenta las necesidades de cada proyecto. Juega con colores, texturas y volúmenes para conseguir ciertas reacciones en los usuarios, por lo que tiene que ser creativo y empático. Además de tener conocimientos de decoración, debería tener también de psicología y sentir curiosidad por el diseño de producto y gráfico.

También debe saber y entender sobre obra porque, aunque en muchas ocasiones el interiorista subcontrata a empresas constructoras para ejecutar la obra, él no deja de ser el director de obra y es su responsabilidad asegurarse que todo está siendo realizado según el proyecto.

Y sobre el Visual Merchandiser, ¿qué?

El papel del Visual es fundamentalmente estratégico, enfocado a la venta del producto, estimulando la compra en el punto de venta.

Además de tener conocimientos de decoración, es un experto en marketing y psicología del consumidor, o neuromarketing.

Visual Merchandiser trabajando en un comercio de regalos

Tiene que estar al día en cuanto a tendencias (y no me refiero sólo de moda).

Su trabajo tiene que llamar la atención y dirigir al cliente por el interior de la tienda para potenciar las ventas, por lo que tiene que ser creativo pero sutil.

Un buen profesional del Visual Merchandising debe saber a quién se dirige y cómo comunicarse con ese cliente. No es lo mismo Emporio Armani que Primark. Una tienda no necesita más dedicación que la otra, pero el mensaje a transmitir y el público al que dirigirse es distinto y esto requiere un idioma distinto.

Entonces…¿Decorador, Interiorista o Visual Merchandiser?

No se trata de marcar el territorio, ni de ser intrusivo. Un buen profesional sabe cuál es su especialidad o hacia dónde quiere dirigirse y también sabe que para ejecutar un buen trabajo, a veces necesita colaboraciones de otros especialistas.

Si estás leyendo este blog es porque te ha picado el gusanillo del interiorismo comercial y te habrás dado cuenta que necesitas saber un poco de todo (si es un mucho de todo mejor). No necesitas ser 100% Visual, pero sí tener conocimientos de neuromarketing. Tampoco necesitas ser 100% Decorador, pero tendrás que tener cierta sensibilidad y gusto por la estética.

Pero lo más importante que necesitas saber, es que Roma no se construyó en un día y que la experiencia se gana a base de ensayo, prueba y error.

Lo que vamos a hacer juntos si sigues este blog será analizar y ensayar mucho, para conocer los errores más típicos y evitarlos, tanto en los proyectos de tu portfolio como más adelante en tu vida laboral.

¿Cuál es tu punto débil? ¿Qué crees que necesitas aprender? Déjame un comentario y enfocaré los próximos posts en los temas más solicitados.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInGoogle+
2 Comments
  • Pepe

    26/04/2016 at 15:18 Responder

    Hola,
    ¿Se podria decir que el interiorista es quien hace el proyecto de la obra? ¿Entra dentro de sus cometidos?

    • Loli Pardo

      28/04/2016 at 15:46 Responder

      ¡Hola Pepe!
      El interiorista hace el proyecto de diseño y, si tiene los conocimientos suficientes, también puede hacer el proyecto de obra. Entenderás mejor la diferencia cuando leas el ebook que te envío si te suscribes 😉

      ¡Un saludo!

Deja un comentario