Persona triunfadora

No cojo experiencia porque no tengo experiencia

 

Todo el mundo se ha encontrado alguna vez en ese momento de su vida laboral en el que realmente no ha tenido vida laboral (aparte de trabajos de fin de semana o temporadas de vacaciones que no tienen nada que ver con lo que realmente queremos hacer con nuestras vidas) y no sabe cómo empezar a buscar el trabajo que realmente le apasiona, o sí que sabe buscarlo pero no hay manera de que le presten atención.

Parece que hoy en día, con esto de “la crisis”, siempre va a haber alguien mejor o con más experiencia que yo, para esa oferta de trabajo que tanto me interesa. O que, si le envío mi curriculum a cualquier estudio, no le van a hacer ni caso porque tendrán acumulados cientos de curriculums de gente más preparada que yo, que no tengo experiencia laboral en el sector.
Pero entonces ¿qué hago?

Persona confusa

Imagen de Freepik

¿Cómo puedo coger experiencia si nadie me contrata porque no tengo experiencia?

Yo me he encontrado en las dos posiciones:

• en la de la persona sin experiencia, que va a ser entrevistada y sabe que hay otros candidatos que sí que la tienen.

• en el de entrevistadora, que además ha pedido que se abstengan de enviar el curriculum personas que no tengan experiencia.

Cuando fui yo la candidata al puesto, en la entrevista dejé claro que no tenía experiencia como diseñadora, pero eso no importó. Me había presentado con un portfolio trabajado, donde mostraba mis habilidades, y además mantuve una actitud positiva y de disposición al aprendizaje. El empleo fue mío y más tarde descubrí (porque me lo dijo mi jefe) que me eligió a mí porque sabía manejar un programa concreto de diseño en 3D (que aprendí a manejar con un tutorial desde mi casa).

Desde el otro punto de vista, el de la entrevistadora que busca a alguien para trabajar codo con codo, el principal requisito que necesitaba era el de una persona dispuesta, con capacidad de aprender y con ilusión. Si esa persona además tenía experiencia en un puesto similar, pues mejor, pero me di cuenta de una cosa al hacerle a todos los candidatos la misma pregunta: “del 1 al 10, ¿cuánta ilusión te hace este trabajo?”

La gente que ya tenía experiencia laboral contestaba cosas como: “8’5”  o “10”, y los que no la tenían decían “15” o “12”, pero siempre era más de un “10”. Eso es tener ilusión y ganas, y para mí, esa respuesta, valió mucho más que lo que dijera su curriculum.

La experiencia no es haber estado en una oficina calentando una silla

Se puede compensar la falta de experiencia laboral en un estudio de diseño o un despacho de arquitectura con otro tipo de experiencias que, posiblemente, muestran mejor tus habilidades y tu empeño por conseguir el trabajo que te apasiona.

Persona valiente

Imagen de Freepik

 

Desde mi punto de vista y mis vivencias, vale mucho más que varios años de experiencia los siguientes puntos:

• Un buen portfolio, donde demuestres que eres creativo, que manejas programas de diseño y que has trabajado en él. Que aunque no hayas trabajado para terceros lo has hecho para ti porque te interesa tu profesión. Este portfolio no tiene por qué tener trabajos terminados de obras realizadas, vale con los proyectos que hayas hecho durante la carrera (siempre que sean decentes), y con los que hagas después “por amor al arte” (o a tu profesión, en este caso).

• Portfolio on-line, bien en Behance o una página web propia, pero tener el portfolio online muestra interés por estar al día. Además, cuando uno recibe un email, siempre llama más la atención un enlace a una web que un archivo pdf adjunto.

• Un perfil de Pinterest trabajado. Un perfil que muestre tus gustos y que además demuestre que trabajas día a día en tu carrera profesional. Elegir entre una persona que tiene referencias y cultura visual o una de la que no sabe muy bien qué gustos tiene ni cómo hace para estar al día, es fácil. Igualmente, llevando el Pinterest al día vas a aprender muchísimo casi sin darte cuenta (igual que cuando aprendes un idioma tienes que “hacer oído”, para esta profesión tenemos que “hacer ojo”.

• Un curriculum donde, a parte de poner tus estudios, comentes los blogs que sigues, las revistas que lees, etc. Pero no hagas este curriculum en Word, ¡por favor! Eres diseñador/a, diseña un curriculum que diga algo más que tus títulos académicos.

• Experiencia en concursos (muestra que eres una persona proactiva e interesada en tu profesión). Es difícil encontrar concursos para diseñadores de interiores, pero los hay. Y si te atreves, participa también en certámenes de diseño gráfico o de producto.

• Estar al día de marcas útiles. Conocer tiendas de muebles de tu zona. Ir a ferias. Cuando estés mostrando tu portfolio a la persona que te va a contratar, puedes hablarle de las marcas que has elegido para tus proyectos, o decirle que cogiste inspiración de un stand que viste en una feria, etc. Con esto conseguirás meterte a tu futuro jefe en el bolsillo.

• Estar al día de programas de Pc útiles. Hoy en día puedes encontrar en internet tutoriales para aprender a manejar cualquier programa. Y ¿qué programas deberías saber manejar a la perfección?

Prácticas en empresa. Si eliges bien el sitio donde hacer las prácticas, puedes llevarte una experiencia tan válida como una experiencia laboral normal.

• Una buena carta de presentación donde cuentes que, aunque no tienes recorrido en un estudio o despacho, tienes otro tipo de experiencias porque tienes interés y te lo has currado, y además expliques que tienes muchas ganas, ilusión, etc.

• Conocer a los mejores de la profesión y sus trabajos. Si en la entrevista de trabajo consigues sacar el tema o te preguntan, que estés bien informado demuestra interés.

• Seguridad en ti mismo y en tu trabajo. Una persona que duda de si es válido para el puesto lo demuestra sin darse cuenta en seguida. Para evitarlo tienes que convencerte primero a ti, y será más fácil convencerte si realmente has trabajado en tu marca personal.

Estás contratado

Imagen de Freepik

Conclusión

Hay quien tiene años de experiencia en puestos de trabajo donde no han desarrollado muchas de las capacidades necesarias para ser un buen interiorista. Puestos de trabajo donde repiten una y otra vez la misma tarea, sin llegar a crecer como profesionales del diseño. Esta gente, por muchos años de experiencia que acumule, no tiene por qué ser más válida que una persona joven que acaba de terminar los estudios y está lleno de energía y ganas de aprender y crecer. Eso es lo que tienes que mostrar en tu portfolio y en la entrevista de trabajo, que no sólo eres igual o más capaz que cualquier otro, sino que además tienes la ventaja de la ilusión.

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Tienes alguna historia de alguna entrevista de trabajo que quieras compartir? ¿Se te ocurre algo más que se puede hacer para conseguir el trabajo que te apasiona? ¡Estoy deseando leer tus comentarios!

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInGoogle+
2 Comments
  • Javier

    18/05/2016 at 21:45 Responder

    Muy interesante. 👍🏻👍🏻👍🏻

Deja un comentario