Seleccionar página

Análisis de la tienda “La Conservera”

Loli Pardo, Interiorista Comercial

Como ya comenté en el post “Diferencias entre un decorador, un interiorista y un visual merchandiser”, el interiorista especializado en locales comerciales debe saber sacar el máximo partido al producto para potenciar su presencia y elevarlo por encima de su competencia.

Una forma de conseguirlo es aprovechar al máximo la distribución del local y la manera de exponer el producto.

En el diseño de los locales “La conservera”, el equipo de Frinsa y el estudio SML Global Projects, lo han conseguido y con creces. Vamos a analizar en profundidad la distribución de la tienda del barrio de Salamanca, en Madrid.

Fachada de “La Conservera” en Madrid.

“Parece irrelevante la distribución en este tipo de locales de superficie tan pequeña, pero en realidad, al analizarlo, vemos los detalles que hacen que este punto de venta funcione.”

El recorrido

La ubicación y forma de los muebles expositores están marcando el recorrido que tiene que realizar el cliente al entrar al local.

No es sólo cuestión de aprovechar el espacio el hecho de que haya un expositor central, si no que éste está marcando el eje de giro del cliente, guiándole a recorrer toda la tienda y “obligándole” a ver todo el producto expuesto, provocando así mayores ventas. Además, este expositor tiene una altura adecuada para que se mantenga la visibilidad de toda la tienda.

Vista general de “La Conservera”.

Los expositores perimetrales son de distinta altura y forma. Esto, además de aportar dinamismo al local, tiene detrás una estrategia de venta.

Barrido visual

Seguramente has estudiado algo de teoría sobre percepción y composición visual y sabrás que los occidentales, cuando observamos algo:

  • realizamos un barrido visual de izquierda a derecha.
  • mantenemos la mirada más tiempo en las cosas ubicadas en el lado derecho.
  • los elementos grandes nos llaman más la atención porque tienen un peso visual mayor que los elementos más pequeños.

Con estos 3 puntos claros, intenta analizar ahora por qué los expositores perimetrales de izquierda y derecha del local no son iguales, ni el producto está distribuido de la misma manera…

La primera mirada que realizaremos al entrar en esta tienda será hacia la zona de mostrador porque allí es donde estará el dependiente y, tanto por educación como por el movimiento del mismo (que capta nuestra atención), tendemos a mirar y saludar. Este es el punto de máxima visibilidad. Justo después, nuestros ojos se irán hacia el expositor que tenemos a la izquierda y ahí comenzará nuestro barrido visual.

En el punto de máxima visibilidad del local se hace un refuerzo de marca, normalmente poniendo el logo, una imagen del producto o, como en este caso, un expositor de producto diferente al resto de la tienda que llame la atención. Con este expositor están diciendo claramente “vendemos latas de conserva Frinsa”, mensaje alto y claro.

Una vez nuestra mirada se dirige al comienzo del barrido visual, encontramos el expositor de la izquierda, que es exhibidor e informativo, por lo menos hasta la altura en la que el plano de visibilidad es óptimo.

Eye-track

En este esquema vemos cómo funciona el movimiento ocular o eye-track:

Como vemos en la siguiente imagen, el plano de máxima visibilidad de este expositor lo ocupan directamente las latas, sin florituras ni ningún tipo de distracción para el cliente.

En el plano de visibilidad secundaria inferior nos está diciendo que, además, nos podemos llevar el producto en una caja, para regalar por ejemplo. Y en el superior, nos dan detalles sobre el producto (que viene de las rías gallegas, etc.).

Y por último, en los planos de escasa visibilidad, tenemos cajas cerradas y almacenaje en la parte inferior, y en la parte superior tenemos de manera muy sencilla, directa y enorme la imagen de marca.

Si observáis en la imagen, al fondo, están los vinos. Este producto no es de la marca Frinsa y, aunque en cierto modo están “obligados” a tener este producto en la tienda para poder ofrecerlo para maridajes, etc., casi lo han ocultado, para que no “contamine” el mensaje de marca principal: Frinsa.

El expositor de la derecha, aunque está más dedicado al almacenaje y distribución del producto, lo hace con el mismo criterio del resto de la tienda, con orden y elegancia, pues se trata de un producto gourmet, y no puede almacenarse de cualquier manera.

Si queremos coger una lata, la cogeremos de este expositor, pues nos está invitando a hacerlo.

En esta pared, a la altura del plano de visibilidad segundaria, han aprovechado para poner un pequeño refuerzo de marca, intentando convencer al cliente de la calidad del producto que está a punto de comprar.

Nada ha sido dejado al azar. Hay todo un estudio detrás de cada detalle y es nuestro deber como profesionales hacer entender a nuestro cliente, el propietario del comercio, que un negocio bien pensado va a dar mejores resultados.

¿Tienes alguna duda respecto a la distribución y recorrido de este local? ¿Te gustaría que analizáramos algún comercio en concreto? Deja tu opinión en los comentarios y te responderé lo antes posible.

Somos un estudio especializado en Interiorismo Comercial. En nuestra página Blog encontrarás nuestros últimos posts, las categorías, los últimos comentarios y, también, podrás hacerte suscriptor si lo deseas.

Si es tu primera visita a nuestra web y quieres conocer mejor quiénes somos y cómo es nuestro trabajo, te recomendamos que comiences en la página Inicio.

5 Comentarios

  1. diego

    hola…me gusto mucho …yo y mi esposa tenemos una tienda de ropa de mujer y bueno estamos queriendo remodelar la tienda y tengo algunas dudas sobre ubicacion del mostrador y los probadores …seria de gran ayuda si me dieran algunos tips gracias

    Responder
    • Loli Pardo

      ¡Hola Diego!

      Me alegro que te guste el post y te agradezco mucho el comentario.
      Sobre vuestra tienda de ropa ¿puedes escribirme un email a hola@marcandoladiferencia.com contándome más sobre el local y enviarme alguna foto? Así podremos ayudarte mejor.

      Un saludo.

      Responder
  2. Ramón López Arias

    Muy ilustrativo.

    Responder
  3. Sara Orte

    Muchas gracias!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *